Salud

ANTIBIÓTICOS NATURALES

ANTIBIÓTICOS NATURALES Los antibióticos naturales actúan de la misma manera que las drogas industriales, sin embargo tienen menos contraindicaciones.

Si quiere combatir cualquier contaminación, le ofrecemos una lista de los 12 antibióticos de calidad. Además de recuperar su salud, fortalecerá su sistema inmunológico con los elementos que la Madre Naturaleza nos ofrece.

El ajo: El ajo es uno de los más poderosos antibióticos naturales disponibles. Sus propiedades antibacterianas y antiparasitarias han sido confirmadas por varios estudios. Sus compuestos de azufre, incluyendo la alicina, son responsables de la rápida restauración de nuestra salud.

Además, proporciona germanio y potasio, que pueden ser muy esenciales para fortalecer el cuerpo en general. Para obtener resultados satisfactorios, consuma ajo crudo.

Salvia: Antes de que los antibióticos se industrializaran, la salvia se usó ampliamente durante siglos. Médicos, curanderos y chamanes de numerosas culturas la utilizaban como el gran antibiótico herbal.

Además de ser un antiviral, es un antiséptico que ayuda a prevenir la proliferación de microorganismos.

Hojas de olivo.
Los extractos se elaboran a partir de las hojas de olivo. El extracto de olivo es antimicrobiano, antiinflamatorio, analgésico y antioxidante.

Plata coloidal: El agua de plata coloidal se utiliza para eliminar más de 650 patógenos. Estos abarcan microorganismos, virus y hongos.

Equinácea: Esta hierba muy común que forma parte de muchos jardines, tiene residencias excepcionales. Sus hojas y raíces ayudan a desinfectar las heridas y las lesiones de la piel.

También es un remedio eficaz para los trastornos respiratorios, urinarios y del sistema digestivo. Puede ser usada como tintura o consumida en infusiones.

Vitamina C: La vitamina C es un antioxidante capaz de vender la creación de anticuerpos. Nuestro dispositivo inmunológico desea que se proteja contra ataques patógenos de virus, bacterias y hongos.

Se puede localizar en los cítricos, kiwi, fresas, brócoli, col rizada, etc.

Aceite de Orégano: Obtendrá el aceite de orégano en dos presentaciones. Es muy importante que adquiera el “apto para el consumo humano” ya que el otro es muy venenoso cuando se bebe.

Se ha demostrado que este aceite es poderoso para combatir 25 tipos diferentes de bacterias. Permite tratar la gripe, los resfriados, las paperas e incluso el sarampión. Es antiinflamatorio y analgésico.

Se puede aplicar tópicamente para desinfectar heridas, mordeduras y picaduras de insectos.

Jengibre: El jengibre es un antibiótico selectivo. Ataca sólo a los microorganismos malignos, dejando los otros intactos.

Nuestro cuerpo posee varias bacterias sanas que nos ayudan a mantener un cuerpo sano y debemos luchar contra ellas. Consumir esta raíz para detener los problemas gástricos y de garganta.

Propóleo: El propóleos es una sustancia resinosa que las abejas adquieren de la madera y luego procesan para sellar sus colmenas. Se determinó que este compuesto adicionalmente permitía la esterilización de la colmena y evitaba enfermedades riesgosas para la comunidad.

En nuestro marco, actúa dentro de la misma manera. Protege contra los virus y microorganismos. Es efectivo en el tratamiento de problemas respiratorios, alivia la tos, la amigdalitis y la sinusitis.

Miel de Manuka: Es una de las comidas más efectivas disponibles. Toneladas de tal manera que ni siquiera las personas eran capaces de crear una sustancia comparable.

Es implacable en la lucha contra una enorme gama de microorganismos, incluso los que están a prueba de los antibióticos comerciales.

Semillas de pomelo.
Para combatir las enfermedades, usted querrá el extracto de semillas de pomelo. Puede aplicarse tópicamente o consumirse diluido en agua.

Permite combatir microorganismos, virus, parásitos y hongos.
Astrágalo.

Esta planta es antibacteriana, antiinflamatoria y antioxidante. Facilita el manejo de los niveles de azúcar en la sangre, reduce la tensión sanguínea y promueve la fabricación de defensas de armazón.

Facebook Comments